Medioambiente

En términos de medio ambiente, HMC Gold está orgullosa de contar con la tecnología y el equipo humano que le permite realizar una operación minera en los mejores estándares ambientales a nivel mundial.

Para lograr este objetivo, durante el diseño y la construcción de la planta se fueron tomando acciones concretas tendientes a lograr cinco objetivos principales:

  • Minimizar el consumo de Agua: Para esto la empresa incorporó maquinaria de origen ítalo-alemán (Bilfinger) de última generación que permite filtrar los relaves. Mediante esta tecnología, pionera en el país y única en la Región y mediana minería, se logra recuperar y reciclar el agua utilizada en el procesamiento del mineral, obteniendo un consumo de agua de 0,13 m3 por tonelada de mineral procesado, lo que es significativamente más bajo que el promedio del país, el cual asciende a 0,63 m3 por tonelada según Cochilco.
  • Minimizar la posibilidad de emisión de material reticulado (polvo): Con este fin la empresa dispuso el encapsulamiento de todas las cintas transportadoras, chutes de traspaso y stock piles de mineral. Adicionalmente, a lo largo de todo el proceso de chancado, se cuenta con pulverizadores de agua que facilitan la captura y precipitación de las partículas en suspensión. El efecto combinado de estos dos factores minimiza la posibilidad de que el viento desplace las partículas de menor tamaño.
  • Minimizar la emisión de ruidos: Lo que se logra fundamentalmente por dos aspectos conjuntivos: el primero es un lay out que aprovecha la topografía del cerro para encapsular, lo máximo posible, las etapas de mayor emisión de ruido (chancado); y el segundo, es el encapsulamiento de motores y partes móviles, implementación de placas deflectoras de ruido, y utilización de silenciadores en equipos de aire.
  • Maximizar la estabilidad del relave: Una vez extraídos los metales contenidos, el mineral procesado en la planta es devuelto al cerro en forma de relave. La particularidad del proceso de HMC Gold es que el relave producido es “seco”, lo que evita la construcción de un Tranque de Relaves, y por el contrario éste se deposita en sucesivas capas de tierra compactadas, lo que lo hace geo mecánicamente más estable, facilitando y acelerando su reincorporación natural al mismo cerro de donde provino.
  • Minimizar la Huella de Carbono: Para esto se implementaron diseños que minimizan los desplazamientos del mineral de la mina a la planta y de la planta al depósito, como así también aprovechan la topografía del terreno para minimizar el consumo de energía en re-elevación del material durante su procesamiento. Esto permite reducir no sólo las Emisiones Directas (por ejemplo el combustible fósil consumido por los camiones), sino
    también las Emisiones Indirectas (por ejemplo el combustible consumido por los
    abastecedores de energía eléctrica).